La Interpretación de los Biorritmos es el método por
el cual, y a través del análisis de tres ritmos básicos, podrás comprender
el devenir de tus días
, conociendo los puntos fuertes y los débiles que en
ellos se van a ir sucediendo, según vayan avanzando los diferentes ciclos que
componen cada uno de esos tres ritmos básicos.

 

¿Qué son los Biorritmos?

 No es un sistema de predicciones en el sentido de: “te va a
tocar la lotería” o “vas a encontrar la pareja de tu vida”. Pero sí que te
pueden ayudar a saber qué momentos en el mes son mejores para llevar a cabo
ciertas actividades
y cuáles, por el contrario es mejor aplazar.

 El Biorritmo está basado, como decíamos, en la interpretación
de las ondas o ciclos que forman cada uno de los tres ritmos clásicos
.
Aunque, posteriormente, se han añadido algunas ondas más a las tres iniciales.

 Estas tres ondas, o ciclos, de las que hablamos son:

      
Ciclo Físico.

      
Ciclo Emocional.

      
Ciclo Intelectual.

 

¿Qué te Dicen estos
Ciclos?

El Ciclo Físico, que en un principio se denominó Ciclo
Masculino
, consta de una amplitud de onda de 23 días y su influencia sobre
ti es a nivel, evidentemente, físico: fuerza, resistencia, sistema inmunológico
de tu cuerpo, etc.

El Ciclo Emocional, anteriormente también llamado Ciclo
Femenino
, tiene una amplitud de onda de 28 días y afecta directamente sobre
tus estados emocionales. Así, tendrá influencia en el optimismo o pesimismo, la
alegría o tristeza, en el amor, etc.

Ciclo Intelectual, que fue el tercero en añadirse a
los dos anteriores y que conforma el trío clásico de ciclos para la
interpretación de los Biorritmos, y que está compuesto por 33 días, está
relacionado con tu capacidad de razonamiento, memoria, aprendizaje y velocidad
de reacción.

 


¿Por qué los Biorritmos te
Ayudan?

Cada uno de estos tres ciclos comienza el día de tu
nacimiento desde el punto 0 o central del gráfico en el que se representa el
Biorritmo, ascendiendo por el plano positivo hasta llegar a la cima de la onda
para, posteriormente, comenzar su descenso hasta volver al eje 0 y seguir
descendiendo por el plano negativo del gráfico hasta su punto más bajo para, de
nuevo, retomar su ascenso y, de esta manera, continuar su camino.

Y cada uno de ellos formará una onda de una amplitud relacionada
con la duración de días que ya hemos apuntado anteriormente (23, 28 y 33 días)
e ininterrumpida, que terminará al tiempo que finalice la vida.

Teniendo en cuenta cuándo la onda está en la zona positiva o
superior del gráfico y cuándo se encuentra en la negativa o inferior respecto
al eje 0 podremos saber, como decíamos al principio, cuándo estamos en mayor
disposición para enfrentar, o no, las situaciones en las que la vida nos pone y
cuándo es mejor hacer ciertas actividades y cuándo, por el contrario, es
preferible esperar antes de acometerlas.

A modo de breve ejemplo, las actividades que te demanden
mayor fortaleza física deberás llevarlas a cabo cuando el ciclo físico se
encuentre en la zona positiva o superior del gráfico. Y las que te exijan
concentración y atención, como exámenes, estudios, etc., cuando tu ciclo
intelectual se encuentre, también, en la zona positiva. Y, por supuesto, no
emprender estas tareas cuando el ciclo esté en la zona negativa o inferior del
gráfico.