CONSAGRACIÓN DE LA
SAL
 Luego de que el
último rayo del sol se esconda tras el horizonte, se debe poner la sal en un
recipiente (preferentemente de cobre, pero puede ser cualquier otro tipo, como
un plato) y se la deja toda la noche bajo la luz de la luna (cualquier luna
sirve, pero en luna llena los efectos serán más importantes).
Esto nos proporcionará una sal mágica que nos será muy útil
en los pedidos que llevemos a cabo a lo largo del año. Para guardarla podemos
usar todo tipo de recipientes, preferentemente aquellos de cristal tapados con
corcho (natural, no el de plástico). Es recomendable hacerlo con sal gruesa y
sal fina por separado y en distintas noches. Más importante aún es guardarlo en
un lugar que no sea la cocina. Ahora ya estamos listos para realizar nuestros
pedidos.
CÓMO PROTEGER EL HOGAR
Si tiene la necesidad o el deseo de proteger su hogar y su
familia de las influencias negativas de todo tipo realice lo siguiente:
Deberá limpiar su casa como lo hace habitualmente. Luego,
coloque tres pizcas de sal fina consagrada solamente en uno de los ángulos de
cada una de las habitaciones del hogar. En un incensario introducir  unos pequeños trozos de carbón. Descalzarse,
encender el hornillo y esparcir sobre los carbones una cucharada de sal gruesa
consagrada. Siempre descalzo, proceder a sahumar todas las habitaciones,
empezando por la más alejada a la puerta de la entrada principal, para poder
guiar toda la energía negativa de la casa y descargarla fuera del hogar.
Cada vez que salga de una habitación recite:
“Sal sagrada, sal de la tierra y el del mar, despeja esta
habitación para que seamos libres”.
Finalmente, esparza sobre el umbral de su casa y de todas
las puertas que se comuniquen con el exterior una cucharada de sal fina
consagrada y recite lo siguiente:
“Madre Tierra que estás debajo de todos nosotros, escúchanos
ahora, acude a nuestro llamado y entra en esta casa, en este lugar sagrado y
cuida a todo aquel que viva dentro de este espacio”.
 De esta manera su
casa estará protegida de todo mal.
CONTRA LA ENVIDIA
 Si cree que fue o
está siendo víctima de la envidia ajena, debe hacer lo siguiente para liberarse
de ella:
Coloque una fotografía suya, si es posible en la que se
encuentre de cuerpo entero, sobre una superficie plana de color rojo y limpia;
puede usar una tela o una cartulina de ese color, pero es preferible un trozo
de seda rojo. Con cuidado, rodee la foto con un círculo de sal gruesa
consagrada. Déjela allí una semana y diariamente agregue una pizca de sal
gruesa al círculo. Mientras lo hace, concéntrese en la idea de alejar de usted
todas las malas energías y la envidia que puedan haber llegado. Al cabo de los
siete días, tire la sal a un desagüe y guarde la fotografía en la mesa de luz.
ALEJAR LA MALA SUERTE
 Si siente que todo le
sale mal, que todo lo que empieza llega a un punto muerto sin realizarse, si
siente que la suerte no está de su lado, fabrique el siguiente talismán y
llévelo siempre encima: En una mesa que en una noche sin nubes se encuentre
iluminada por la luz de la luna llena debe colocar siete cucharaditas de sal
gruesa consagrada a una distancia de 1cm aproximadamente una de otra, en una
línea recta perpendicular al lado más alargado de la mesa. Comenzando por la
izquierda debe ir agregándole: a la primera, la tercera, la quinta y la séptima
cucharadita una pizca de sándalo en polvo; a la segunda, la cuarta y la sexta
cucharadita un grano de incienso. Dejar eso toda la noche y, a la mañana
siguiente, juntarlo con cuidado y colocarlo en una pequeña bolsita de
polietileno y ésta, a su vez, en una bolsita de genero lila.
 NEUTRALIZAR EL MAL
 Las agresiones
energéticas que nos envían pueden ser neutralizadas de la siguiente manera:
Durante tres semanas consecutivas finalice su baño derramando sobre su espalda
una jarra de agua a temperatura ambiente, en la que habrá disuelto previamente
tres cucharadas de sal consagrada. Antes de dejar la casa, tome una pizca del
mismo tipo de sal con la mano izquierda y arrójela hacia atrás, sobre su hombro
derecho.
 ALEJAR A LOS
ESPÍRITUS MALIGNOS
 En el transcurso de
la tercera noche en que la luna se encuentre en la fase de cuarto menguante,
limpie una mesa con agua y vinagre y coloque en su centro un espejo redondo que
deberá estar acostado sobre ella. Rodéelo con un círculo de sal fina
consagrada. Espolvoree sobre él tres pizcas de sal del mismo tipo. Luego deberá
colocar tres velas blancas, rodeando el círculo del espejo de manera tal que
forme la figura de un triángulo. Arroje sobre cada una de las velas una pizca
de sal y enciéndelas. Déjelas que se consuman totalmente y retire todo tirando
la sal a una corriente de agua.
 CONTRA EL MAL DE OJO
Decaimiento y nerviosismo sin causa aparente pueden ser
motivo para consultar a un médico, pero si este no encuentra nada y no hay
manera de levantar el ánimo, muy bien puede deberse al hecho de que hemos sido
“ojeados”. En este caso, haga lo siguiente: Durante tres días debe poner un
vaso de agua con unos gramos de sal gruesa consagrada en su mesa de luz al que
deberá cambiar diariamente. Debajo de la cama trace una cruz de sal gruesa
consagrada y, cuando hayan transcurrido los tres días, arroje la sal a una
corriente de agua.
ALEJAR A UN ENEMIGO
 En una noche en que
la luna se encuentre en fase de cuarto menguante, tenemos que llenar de alcohol
fino un vaso de vidrio y diluir en este una cucharada de sal fina consagrada.
En un papel de color blanco de 7cm x 7cm escriba con tinta color rojo el nombre
de su enemigo, dóblelo en tres y colóquelo dentro del frasco, cierre y deje
durante siete días y luego queme el papel y arroje las cenizas y el líquido a
una corriente de agua.
BAÑOS DE DESCARGA
Si siente que la energía negativa va a apoderándose de
usted, si su energía vital está baja, un baño de sal es el método más sencillo
y eficaz para limpiarse y recuperar las buenas vibraciones. Llene una bañera
con agua tibia y agréguele suficiente sal, pero sin saturarla, debe disolverse
toda en el agua y no quedar granos en el fondo. Sumérjase y armonice su
respiración. Una vez relajado visualice sus preocupaciones, enfermedades (si lo
hubiera) y las energías negativas que la afectan. Hágase la imagen de esos
males abandonando su cuerpo hacia el agua con sal, donde serán neutralizados.
Luego báñese como lo hace usualmente con agua y jabón.
DIEZ CONDIMENTOS DE ALTO PODER REALIZADOS CON SAL
Son los preparados que combinan diferentes ingredientes y
que se utilizan para condimentar una comida, con un fin mágico. Por lo general,
se realizan a base de hierbas y especias. Además de los alimentos, estas
mezclas pueden “sazonar” un ritual (se puede rociar el sazonamiento sobre
velas, altares, talismanes, etc., para reforzar su poder y dirigir la energía
hacia el objetivo).
Deseo sexual: Almendras y nueces con sal.
Prosperidad y abundancia: Semillas de sésamo, sal fina,
pimienta.
Protección personal: Ajo molido, sal fina, comino.
Poderes mentales: Semillas de mostaza, sal gruesa, cáscara
de limón.
Energía física: Semillas de anís, romero, sal fina.
Contra la envidia: Sal gruesa, hojas de puerro, rábano
picado.
Purificación: Laurel, sal fina, pimienta en grano.
Exorcismo: Cebolla picada, sal fina, hojas de albahaca.
Amor: Aceite de oliva, sal, albahaca.

Neutralización de daños: Hojas de estragón, pimienta negra
en grano, sal gruesa.