El 31 debemos limpiar a conciencia cada uno de los rincones de nuestra casa de las malas energías, sacando los objetos que estén rotos, zapatos viejos… etc, antes de que pasemos al año nuevo.

Entre el 25 y 31 de diciembre, es mejor no prestar nada y mucho menos si es de valor, ya que te traerá mala suerte durante todo el año siguiente.

En los días previos al año nuevo debes barrer el suelo con una escoba de laurel que este bien atada con una cinta roja, siempre barriendo hacia fuera de la casa, esto te traerá aire fresco en el amor. Este ritual debe ser realizado el día antes de noche vieja.

Haz sonar una pequeña campanita en cada esquina de tu hogar, se cree que los espíritus malignos nacen de las esquinas y se asustan con el sonido estridente de las campanitas.

Pon el día 31 en la mesa del comedor donde se va a celebrar la cena, una vela de canela, incienso de sándalo y 3 manzanas rojas. Este centro de ceremonias atraerá el amor, fidelidad y la pasión de todos los presentes en la mesa.

Desde el 25 al 31 debes tener en tu casa un tazón o cuenco blanco lleno de lentejas, judías, garbanzos y 3 monedas. Esto atraerá la prosperidad y la abundancia a todos lo que vivan en esa casa. Este cuenco debe ponerse en cualquier parte de la casa siempre y cuando sea blanco el objeto.

Se recomienda que el día 31 se haga un ramillete de espigas y se coloque en el manillar de la puerta de entrada con un lazo de color verde. Esto atraerá la buena suerte para el año que viene.

Pon un billete dentro del zapato derecho durante todo el día 31 y al tocar las doce uvas saca el billete y guárdalo como amuleto para el año siguiente.

Regala suerte a tus conocidos con un elefante, ya sabes regalar suerte te protege de todas las quiebras económicas para el año que viene.