¿Estás locamente enamorado/a de tu pareja, pero tu suegra es insufrible? ¡No te preocupes más! Aquí te traemos la solución para amar a esa persona especial y lograr convivir con tu suegra.

Problemas y «Problemas» de pareja

Entre los muchos problemas que afectan a las relaciones de pareja suele haber un «problema» que no se considera del todo como tal, puesto que en sí no es un problema de la pareja, sino algo externo que afecta a una de las partes y que esto conlleva a que se generen problemas en la relación.

Este algo externo de lo que hablamos son las suegras. Aunque es verdad que hay suegras que son un cielo, lo cierto es que en muchas ocasiones las suegras son un poco molestas. Pues a menudo con sus comentarios llegan a generar dudas, celos y otros problemas entre la pareja.

¡Pero no te preocupes porque aquí te explicamos qué debes hacer!

No te Desesperes con tu Suegra

Como hemos explicado hace un momento, puede que tengas suerte de tener una suegra que sea un cielo. Es decir que no se mete en tu vida ni en la de tu pareja y que simplemente se limita a invitarte a cenar de vez en cuando, pero todo sin ninguna presión.

Sin embargo, si esto que acabamos de decir te parece un sueño o incluso ciencia ficción, lo más seguro es que tu suegra sea una metomentodo que te saca de tus casillas. Si esto es así no te preocupes porque tenemos los trucos que necesitas.

Para manejar con éxito la relación con tu suegra, lo primero que debes hacer es utilizar el pensamiento positivo. Sí, el pensamiento positivo que encuentras en muchos manuales de autoayuda. Solo debes cambiar la realidad hasta que generes tu propia fantasía, es decir, piensa que tu suegra no es una mala bruja, sino una mujer encantadora que es una importante parte de la vida de tu marido o esposa.

Además piensa otra cosa, el amor de una madre triunfa sobre todo y es muy fuerte. Con lo cual, es normal que esta persona quiera seguir formando parte de la vida y decisiones de tu pareja. Lo que hace no lo hace por fastidiar.

Una vez que creas que estos pensamientos son realidad será el momento de afrontar la visita a casa de tu suegra. Recuerda tratarla bien, Debes darle dos besos al saludarla, sonríele, elogia su comida, y lo más importante, no te pelees con ella o le lleves la contraria en todo lo que dice.

Si sigues todos estos pasos lograrás que tu estancia en la casa de la madre de tu pareja sea muy agradable.

Cambia tu Forma de Pensar


Y por último, pero para nada menos importante, tienes que darte cuenta de que en parte tú eres responsable y «culpable» de perpetuar el estereotipo de la terrible suegra entrometida, chantajista, patriarcal o lo que se te ocurra.

Prueba a darle una oportunidad a esta mujer, es el momento de cambiar las cosas, romper tradiciones e institucionalizar otros tipos de encuentros con los suegros.

Porque si desde el comienzo de la relación le dices a tu pareja que nunca irás a la casa de su madre sin haberle dado una oportunidad, puedes causar serios problemas en tu relación.

Dale esa oportunidad a la madre de tu pareja, queda con ella no solo en la cena familiar de los domingos. Por ejemplo, ve a casa de tu suegra el jueves por la tarde para charlas, toma una taza de café con ella en una cafetería que te guste o ¡incluso ir de compras!

Eso es todo. ¿A que no es tan difícil? Te aseguramos que si sigues estos pasos puede que te lleves una grata sorpresa.